La súplica de un avergonzado ciudadano pintado de azul (Cárdenas en el #DebatesMx2019)

Lo que Enrique Cárdenas olvida es que, si no fuera por el PAN, el partido al que tanto reniega, no tendría la oportunidad de participar en una elección a gobernador, ya que como aspirante independiente fracasó rotundamente en el 2016 y en el 2018

Historias de un Joven ReporteroOpiniónPlumas incorrectas

Written by:

Historias de un joven reportero

Por: Gerardo Ruiz / @GerardoRuizInc

Enrique Cárdenas mandó a quitar todos los espejos de su casa para evitar ver su reflejo pintado de azul, azul PAN, tras aceptar la postulación de Acción Nacional al gobierno del estado.

Todos los días, el abanderado de Acción Nacional se avergüenza de él mismo por haber aceptado la candidatura del partido albiazul para la elección en curso.

Cárdenas no puede más con el hombre en el que se convirtió: otro mundano perseguidor del poder.

Y es que Cárdenas Sánchez perdió sus dos grandes baluartes en esta elección: la honestidad y la bandera ciudadana.

El académico de honesto no tiene una pizca. Además de su oscuro pasado por la rectoría de la UDLAP, fue beneficiario de la Estafa Maestra y del corrupto gobierno federal de Enrique Peña Nieto, como ya lo evidenció el periodista Alejandro Mondragón.

Mientras que de “ciudadano” ya no le queda nada, pues la gente lo ve como un político más y siempre será recordado como el candidato perdedor del PAN.

Como el peor candidato del PAN de Puebla en la historia.

Eso quedó claro la noche de este jueves durante el somnoliento debate organizado por la Coparmex en Puebla.

(Una vez más se demostró que el empresariado poblano es un cero a la izquierda).

Como Hester Prynne, protagonista de The Scarlet Letter, obra maestra del escritor americano Nathaniel Hawthorne, Cárdenas Sánchez se siente marcado ante los poblanos. Al igual que la mujer que fue obligada a portar en el pecho una letra “A” en color rojo por adultera, Enrique siente una vergüenza insoportable de representar los colores y el nombre del Partido Acción Nacional.

Se siente sucio, incomodo, adultero.

El azul y las siglas PAN son dos marcas que le queman en el pecho a Enrique Cárdenas.

El investigador del Conacyt ya no puede ocultar más su panismo vergonzante.

Cada vez que el moderador o los asistentes que pudieron hacerle preguntas lo llamaban “candidato del PAN”, Cárdenas los corregía, con una sonrisa socarrona, que “él no era candidato del PAN, que era un ciudadano postulado por tres partidos políticos”.

De ese tamaño es la vergüenza de Enrique.

Frente a la cúpula empresarial, activistas, militantes del PAN y del PRI y un grupo de ciudadanos, Cárdenas dejó claro que el partido albiazul es su “letra escarlata” en el pecho.

Los ojos de sorpresa de todos los aletargados invitados al debate no se hicieron esperar cuando el abanderado de Acción Nacional negaba una y otra vez al partido que lo impuso como su candidato en Puebla.

Por esta razón es que el Comité Ejecutivo Nacional del PAN ya explotó contra Cárdenas Sánchez, pues no encuentran justificación alguna para que el ex rector de la UDLAP se avergüence tanto de su partido.

Ningún otro candidato había pisoteado así la historia y el poco prestigio que le queda a su partido.

Aunque aún es un rumor en redes sociales, no sería nada descabellado creer que el CEN panista explore la posibilidad de un relevo en la candidatura al designar a Ana Teresa Aranda como su abanderada en Puebla. Al menos, “La Doña” no siente vergüenza alguna del partido que la vio crecer, por el que luchó, fue bloqueada, exiliada, y al que regresó años después.

Lo que Enrique Cárdenas olvida es que, si no fuera por el PAN, el partido al que tanto reniega, no tendría la oportunidad de participar en una elección a gobernador, ya que como aspirante independiente fracasó rotundamente en el 2016 y en el 2018.

Cárdenas es mentiroso, plagiario y malagradecido.

Pobres panistas que le abrieron la puerta de su partido a un “ciudadano” al que le da asco el color azul.

Cárdenas no quiere PAN ni en la comida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *