¿Los Moreno Valle calcularon que van a los madrazos contra el presidente más votado de México?

La esposa de Moreno Valle evidenció a nivel nacional su desconocimiento en materia de derechos humanos (los mismos que fueron pisoteados por su marido durante su sexenio), pues aseguró que tras el fallo a favor de la nulidad de la elección poblana en el pleno del Tribunal Federal Electoral acudirá a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos

Historias de un Joven ReporteroOpiniónPlumas incorrectas

Written by:

Historias de un joven reportero

Por: Gerardo Ruiz / @GerardoRuizInc

En una postura inaudita para alguien que está pelando la ratificación de su supuesto triunfo en la pasada elección, la aún gobernadora electa de Puebla Martha Erika Alonso ya dio por perdida la batalla en el TEPJF que en las próximas horas analizará el proyecto de nulidad de los resultados de los comicios locales a propuesta del magistrado José Luis Vargas.

Cansada, en tono iracundo y un tanto atropellada, Alonso Hidalgo describió los agravios de los que se supuestamente está siendo víctima por parte de un mal llamado “Fraude Institucional” encabezado por Vargas Valdez, pero olvidó que toda la explicación que hizo la tarde de ayer en la Ciudad de México bien podría encajar con las características del gobierno de su esposo Rafael Moreno Valle.

No sólo eso, la esposa de Moreno Valle evidenció a nivel nacional su desconocimiento en materia de derechos humanos (los mismos que fueron pisoteados por su marido durante su sexenio), pues aseguró que tras el fallo a favor de la nulidad de la elección poblana en el pleno del Tribunal Federal Electoral —al decir de sus pronósticos— acudirá a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para solicitar medidas cautelares para garantizar el acceso a la justicia.

Pero, Martha Erika erró, y de fea forma, pues la CIDH no contempla en sus lineamientos ejercer medidas cautelares a favor de una persona para este tipo de casos de índole electoral.

La brillante periodista Shanik David, quien es de las pocas especialistas en los medios de comunicación en Puebla en temas de transparencia y de Derechos Humanos, publicó un Hilo en Twitter que dejó en evidencia la ignorancia de Alonso y su cuarto de crisis.

De acuerdo con la colaborado de Status Puebla y Al Portador, la CIDH “ha operado como instrumento efectivo de protección y prevención ante posibles daños graves e irreparables a personas o grupos de personas que enfrentan situaciones de riesgo inminente. Las medidas cautelares se emiten generalmente cuando se detecta que hay un riesgo real o situaciones que vulneran de manera grave los derechos humanos. En primera instancia, el caso de la candidata no cumple con los criterios para que se dicten estas medidas”.

Hasta aquí la reveladora cita de la periodista poblana que desnuda la torpeza de Alonso Hidalgo.

Además de su trastabillado discurso, Martha Erika Alonso, quien en todo momento estuvo escoltada por el nuevo líder nacional del PAN Marko Cortés, se metió al callejón de los madrazos, del que no hay retorno, contra Andrés Manuel López Obrador.

La esposa del Rafael Moreno Valle, quien agudiza su silencio tras conocerse la inminente anulación de la elección en Puebla, insinuó que detrás del supuesto “Fraude Institucional” para arrebatarle su triunfo por su condición de mujer está detrás el presidente de la República, pues es él quien está presionando a José Luis Vargas y al resto de los magistrados del TEPJF para que se apruebe la anulación de los resultados de los comicios a la gubernatura.

Es decir, Martha Erika y Rafael están enfrentándose de manera frontal contra el presidente más votado en la historia de las elecciones en México.

No es cosa menor.

Una hora antes de que la esposa del Góber Bala saliera en rueda de prensa en la sede del CEN panista, un mensaje de Telegram llegó a los celulares de los principales operadores y siervos del morenovallismo:

“Se va a aprobar en el TEPJF la anualción. La señora dará postura en la Ciudad de México”.

Por eso las caras de funeral en la conferencia de las instalaciones de la dirigencia nacional azul.

El discurso desesperado y beligerante de Alonso Hidalgo, que tuvo el visto bueno, —obviamente— de Moreno Valle, es una afrenta directa contra el nuevo titular del Ejecutivo federal.

¿Los Moreno Valle calcularon que van a los madrazos contra López Obrador y todo el pueblo mexicano que lo respaldan?

Con esto, Martha Erika perdió ahora la batalla mediática, ya que pudo mostrar ante los medios nacionales una postura segura de que su triunfo sería ratificado por los magistrados del Tribunal Federal, pero en lugar de eso se desdibujó y responsabilizó a todos menos a su esposo de orquestar un burdo fraude electoral para mantener el control de estado.

Alonso Hidalgo dejó en claro que carece de un grupo capaz para enfrentar crisis y que su departamento de comunicación, a cargo de Max Cortazar, ex baterista del grupo Timbiriche y quien no aprendió a apagar fuegos durante los seis años que ocupó el mismo puesto en el sexenio de Felipe Calderón, es un caos.

¿Por qué dar por perdida la batalla en el TEPJF a horas de su resolución?

¿Si aún no hay resolutivo de la propuesta de anulación, para qué atacar a López Obrador?

¿No había mejores argumentos que la violencia de género para revertir la inminente revocación de su triunfo?

En cinco meses que duró el conflicto poselectoral, Martha Erika Alonso perdió la batalla de la percepción ciudadana, la guerra mediática y ahora la lucha en el Tribunal Federal Electoral.

Si el escenario era pesimista para los Moreno Valle desde el domingo, ahora con la bofetada contra López Obrador de este martes, el invierno será muy frío en la casona de Las Fuentes.

Se necesita ser muy valiente o muy tonto para pelearse contra el presidente todopoderoso de México.

¿Cuál de las dos serán los Moreno Valle?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *