Claves para entender la propuesta de anular la elección en Puebla

El magistrado José Luis Vargas, a quien se le vincula con los panistas Santiago Creel, María Luisa y Felipe Calderón, entendió perfecto el par de mensajes y por eso impulsará la nulidad de la elección en Puebla a pesar de su cercanía con perfiles identificados con Acción Nacional

Historias de un Joven ReporteroOpiniónPlumas incorrectas

Written by:

Historias de un joven reportero

Por: Gerardo Ruiz / @GerardoRuizInc

Desde que la Cuarta Transformación se apoderó del país a partir del 1 de julio del año en curso, la amnesia selectiva, enfermedad crónica que padece el morenovallismo, se ha agudizado.

Los pocos adictos que aún le quedan a Rafael Moreno Valle y a su esposa Martha Erika Alonso se han desgañitado, lamentado y hasta derramado lágrimas de sangre por supuestas prácticas autoritarias y centralistas, pero que en el pasado fueron el sello de la administración del ex gobernador de Puebla y que ellos aplaudieron hasta que las manos se les hincharon.

Resulta curioso y hasta un poco bochornoso, leer a los Marcelo García Almaguer, Max Cortazar, Jorgito Aguilar Chedraui, Franco Rodríguez y a Luisito Banck, quejarse de que el magistrado ponente de la impugnación de la elección Puebla, José Luis Vargas, haya hecho público la noche del domingo el dictamen que propondrá el pleno del TEPJF para anular el amañado triunfo de Alonso Hidalgo.

Y es que los siervos de Moreno Valle olvidan que su amo fue quien corrompió a las instituciones en Puebla; fue el primero en desaparecer los poderes y aglutinarlos en Casa Puebla; fue el primero en hacer públicas carpetas de investigación de la FGE, impugnaciones y fallos del IEE y del TEEP, antes de su resolución oficial; y de presionar a cuanto actor político o social estuviera en su contra.

Su desmemoria raya en lo ridículo, señores.

Para entender la propuesta que Vargas Valdez de revocar el triunfo de la esposa de Moreno Valle y de sustituir a los consejeros electorales del IEE por su complicidad en el Fraude operado por el ex mandatario, hay que remontarnos a la sesión del pasado 28 de noviembre del Senado de la República, la que para muchos pasó por alto pero que ahora cobra una importancia relevante en la inminente anulación de los comicios locales.

En dicha sesión, el senador Cruz Pérez Cuéllar, ex panista y ahora legislador de Morena, propuso echar abajo las sospechas prórrogas que la SCJN, a propuesta de la Cámara alta, avaló para cuatro magistrados del Tribunal Federal Electoral, Felipe Fuentes Barrera, Reyes Rodríguez Mondragón, Indalfer Infante y José Luis Vargas —así es, el magistrado ponente del caso Puebla—.

Vargas e Infante, que habían sido nombrados por tres años, ganaron cuatro años más. Fuentes y Rodríguez, que iban por seis, pasaron a ocho.

Tras el mensaje siciliano mandando desde la tribuna del Senado de la República por el personero de Morena, llegó el segundo recordatorio para los magistrados del TEPJF en voz del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien, como lo relaté en la entrega del lunes en este mismo espacio, dejó en claro que en su sexenio se acabarán “las vergonzosas prácticas de los fraudes electorales”.

Ver: AMLO marca el derrotero del futuro político de Puebla

El togado José Luis Vargas, a quien se le vincula con los panistas Santiago Creel, María Luisa y Felipe Calderón, entendió perfecto el par de mensajes y por eso impulsará la nulidad de la elección en Puebla a pesar de su cercanía con perfiles identificados con Acción Nacional.

¿Los otros tres magistrados a los que el lopezobradorismo ya les puso la mira habrán descifrado correctamente los recados?

Indalfer Infante, es otro de los magistrados en la lista negra de AMLO. Él fue impulsado por Ricardo Monreal para llegar al TEPJF y mantiene una estrecha relación con Luis Miguel Barbosa.

Es decir, el tercer voto a favor de la nulidad junto con el de Vargas Valdez y con el de la presidenta del Tribunal Federal, Janine Madeline Otálora, quien tiene una inclinación por favorecer con sus sentencias a Morena y a López Obrador.

El tercer magistrado que está en capilla es Felipe Fuentes, pieza del PRI y en específico del grupo del ex presidente de Enrique Peña Nieto, pues durante su gobierno en el Estado de México fue jefe de asuntos legales en la SEP estatal, además de ser muy cercano a Humberto Castillejos, el ex influyente consejero jurídico de la Presidencia.

Por último, Reyes Rodríguez, podría ser el segundo voto en contra del proyecto de la nulidad de la elección en Puebla, ya que este magistrado, junto con Felipe de la Mata, son cercanos al morenovallismo, ya que llegó al Trife gracias al impulso de Roberto Gil Zuarth, uno de los pocos aliados nacionales en el PAN de Moreno Valle.

Ver: Felipe De la Mata: el magistrado que perdonó los delitos del PVEM que está en contra de la nulidad de las elecciones

Así, el mejor escenario para el morenovallismo es una votación divida de seis magistrados por la nulidad del triunfo de Alonso Hidalgo y uno en contra; y en un caso muy lejano, un proyecto aprobado con dos sufragios en contra.

Otro dato clave que tampoco hay que pasar por alto es la votación de la revocación de la multa de 197 millones de pesos que el INE impuso a Morena por el manejo del fideicomiso “Por los Demás”, con el que el partido dijo apoyar a los damnificados del sismo del 19-S, la cual fue aprobada por unanimidad a pesar de las presiones políticas que en su momento se ejerció sobre el caso que puso en el ojo del huracán al partido de AMLO.

El morenovallismo vive sus horas más oscuras, orillado por la avaricia del ex gobernador.

El desgaste natural del poder acabó con Moreno Valle y su esposa, quienes se aferraron por la mala a mantener el control de Puebla.

El silencio de los Moreno Valle es muy sonoro.

Un final digno de una novela política.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *