Los hijos del tripack morenovallistas ya quieren ablandar a Claudia Rivera

A esta mezquindad y prácticas gansteriles se tendrá que enfrentar Armando Rocha, el nuevo coordinador de Comunicación Social del Ayuntamiento de Puebla, y la propia Claudia Rivera

Historias de un Joven ReporteroOpiniónPlumas incorrectas

Written by:

Con la agonía del interinato de Luis Banck, quien será recordado como el peor edil —impuesto por los huevos de Rafael Moreno Valle (Emilio Maurer dixit) — en la historia de Puebla capital, llegó el fin del modelo de comunicación instaurado por el ahora senador del PAN durante su sexenio conocido como el “tripack” para beneficiar a sus periodistas adictos y plumas sicarias con convenios de publicidad gubernamental.

Sin embargo, los hijos del tripack morenovallistas no están dispuestos a regresar a la austeridad en la que vivían antes del 2010 y por eso ya están lanzando sus primeras advertencias a la presidenta de la Angelópolios Claudia Rivera Vivanco.

Los niños cantores de Moreno Valle, los prestanombres en medios de comunicación de ex diputados locales y secretarios estatales y los aporreadores de letras que Luisito Banck, ex baterista de Aleks Syntek, le heredó a Rivera Vivanco, a quienes se les acaban sus convenios de publicidad en diciembre de este año, fueron los primeros en criticar a la alcaldesa capitalina en su toma de protesta.

Y es que los adictos a Moreno Valle se volvieron locos en sus publicaciones en sus redes sociales y las notas en sus portales —de los que se niegan a transparentar sus números de visitas mensuales al igual que sus interacciones orgánicas en sus cuentas oficiales de Facebook y Twitter— para abalanzarse contra Claudia Rivera y criticarla por cada detalle de la organización, logística y desarrollo de su toma de protesta y de su mensaje de inicio de gobierno este lunes.

Si no era por los lugares que les asignaron, era por el montaje del escenario, o por el sonido de los micrófonos, la ubicación de las pantallas, el peinado y la vestimenta de la presidenta o hasta de los invitados, como Miguel Barbosa o Yeidckol Polovensky; pero las críticas y los comentarios negativos siempre estuvieron presentes en sus escritos y dichos durante el acto protocolario en el zócalo de Puebla.

Las plumas asueldo de Moreno Valle siguen con la idea de que a periodicazos, tuitazos o posteos (siempre escritos con la ortografía de un niño de tercero de primaria) van a ablandar a Claudia Rivera para que les mantenga el contrato que Banck Serrato les firmó sin ni siquiera merecer un peso por el peso real que tienen sus medios de comunicación.

Los nombres de estos sicarios del “periodismo” poblano ya todos los conocen, son los mismos que se dedican a administrar reputaciones, a extorsionar, a escribir columnas líricas o atacar a mujeres con calificativos como “golfa, fichera o teibolera”. Ellos son los que buscan que la nueva presidenta municipal de Puebla les siga entregando mes a mes las escandalosas cantidades de dinero por publicar sus boletines y notas “cómodas” en sus medios que no alcanzan ni las 10 mil visitas mensuales.

Son los mismos personajes que aún piensan que con sus brodios venidos a columnas, artículos de opinión o análisis periodísticos, paralizan al gobierno o al Ayuntamiento, pero que, en realidad, nadie los lee y no generan un solo like o comentario en redes sociales.

Los mismos que ignoraron a Claudia Rivera durante campaña pero que una vez que ganó el 1 de julio ya le abrieron espacios. Los mismos que buscarán un contrato con su gobierno municipal, pero que en cuanto llegue la indicación del morenovallismo de atacarla, como solo ellos saben, lo harán sin ningún detenimiento.

A esta mezquindad y prácticas gansteriles se tendrá que enfrentar Armando Rocha, el nuevo coordinador de Comunicación Social del Ayuntamiento de Puebla, y la propia Claudia Rivera.

Pero lo que los adictos a Moreno Valle desconocen es que detrás de ellos hay un equipo de especialistas en periodismo digital y redes sociales que ya tienen muy bien ubicados a los medios que generan interacciones orgánicas y visitas reales ya los vendedores de humo y expertos en el “bluff” que aún piensan que pueden espantar a los políticos con sus cuentas infladas.

La toma de protesta de este lunes sirvió para que los niños cantores de Moreno Valle exhibieran sus nervios y destaparan su juego ante el miedo de perder sus contratos millonarios entregados en total opacidad por Luisito Banck.

¡Qué cinismo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *