La anulación de la elección en Puebla pasa por el PEF 2019

El acto de buena voluntad de los magistrados del TEPJF hacia AMLO para mantener sus salarios millonarios y su jugo presupuesto podría ser la tan anhelada anulación de la elección en Puebla, la cual podría darse hasta el 13 de diciembre, dos días antes de que, en teoría, rinda protesta Martha Erika Alonso, como gobernadora electa.

Historias de un Joven ReporteroOpiniónPlumas incorrectas

Written by:

Historias de un joven reportero

Por: Gerardo Ruiz / @GerardoRuizInc

La integración del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) correspondiente al 2019, primer año del sexenio del futuro presidente de México Andrés Manuel López Obrador, no solo será un tema de la administración pública, también tendrá un alto impacto político y mensajes cifrados para entender la ruta por la que transitará el nuevo residente de Los Pinos a partir del 1 de diciembre.

Además de la asignación de partidas y recursos para las secretarías federales y sus programas de asistencias pública, infraestructura, seguridad y prevención del delito, el Presupuesto Federal también forma parte del nuevo reacomodo geopolítico de la denominada Cuarta Transformación del país.

En el PEF 2019, basado en el Plan de Nación 2018-2024 plateado desde campaña por López Obrador, se develarán los estados (entiéndase “gobernadores”) que tendrán la etiqueta de prioritarios para el gobierno del tabasqueño.

Los recursos para los otros dos poderes, el legislativo y el judicial, es, de igual forma, vital para que el gobierno lopezobradorista camine sin tropiezos durante los primeros 100 días.

El Presupuesto federal no solo se trata de concreto, trenes o asistencialismo.

Hay más.

Aunque el Plan de Nación 2018-2024 de AMLO plantea que el Presidente de la República debe ganar la mitad de lo que se le entrega ahora, lo que está diciendo es que a los senadores, ministros, jueces, magistrados, diputados federales y consejeros también se les han de reducir sus sueldos y cancelar los sobresueldos y gastos que no comprueban.

En el Poder Legislativo, es decir el Congreso de la Unión, los legisladores ya ganaron la primera batalla al Plan de Austeridad de López Obrador, pues, aunque en el próximo año fiscal habrá un recorte aproximado de 30% en los recursos que se entregan a cada grupo parlamentario, los cuales han servido para “pagar” favores a diputados “bien portados”, los integrantes de la 64 Legislatura no ganarán menos que sus antecesores.

¿Qué sucederá en el caso de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el Tribunal Federal Electoral, el Consejo de la Judicatura Federal, que componen el Poder Judicial?

Por eso, es que el Presupuesto Federal de Egresos del próximo año también tiene impactos políticos y más en Puebla, en donde aún no se sabe quién gobernará el estado a partir del 15 de diciembre.

Así como los diputados y senadores lograron que sus salarios se mantuvieran intactos y los bonos de casetas y gasolina también; los ministros, jueces y magistrados, de igual modo, buscarán que sus finanzas y privilegios con los que actualmente gozan se vean afectados en lo mínimo.

Los siete magistrados ganan al mes 530 mil 411 pesos, y al año ingresan a sus cuentas unos 2 millones 993 mil pesos. Mientras que, el TEPJF, en su conjunto, ejerció este año, periodo electoral, un presupuesto récord de 3 mil 800 millones de pesos; la mayor parte de esos recursos, en mil 997 empleados.

Los togados del Trife tienen derecho a un aguinaldo de 386 mil 609 pesos y a un “bono de riesgo” de 720 mil 482 pesos. Otros altos funcionarios del Tribunal, como los directores generales, ganan 133 mil 882 pesos netos al mes; mientras que los jefes de unidad, 100 mil 357 pesos.

Tan sólo, en la oficina de la presidenta de la Sala Superior, Janine Otálora, hay 54 trabajadores de base. Este año, el Tribunal gastó 681 mil pesos para un librero, 900 mil para cafeteras, 360 mil para gel antibacterial y 444 mil para apoyos por la “prestación” del Día del Niño.

Si los magistrados federales quieren conservar estos salarios de oro y sus privilegios a los que están acostumbrados deberán ofrecer algún sacrificio al nuevo gran Tlatoani de México: Andrés Manuel López Obrador.

Así, el acto de buena voluntad de los magistrados del TEPJF será la tan anhelada anulación de la elección en Puebla, la cual podría darse hasta el 13 de diciembre, dos días antes de que, en teoría, rinda protesta Martha Erika Alonso, como gobernadora electa.

Y es que no hay que olvidar las declaraciones sobre el Fraude en Puebla de las tres personas quienes representan los poderes que integran y aprueban el PEF: Andrés Manuel López Obrador, Mario Delgado, coordinador de la bancada de Morena, que tiene la mayoría en la Cámara de Diputados, y de su símil en el Senado, Ricardo Monreal.

Los tres políticos coincidieron en señalar las irregularidades de la elección en Puebla del 1 de julio que arrojó como ganadora a la esposa del ex gobernador Rafael Moreno Valle.

En pocas palabras, López Obrador, Delgado y Monreal ya les dieron línea a los magistrados para el fallo de la impugnación de los comicios poblanos.

Y, aunque Moreno Valle ha intentado comprar a los magistrados con maletas llenas de decenas de millones de pesos, no se pueden comparar los cañonazos con los presupuestos que el TEPJF recibirá a lo largo de seis años del gobierno lopezobradorista.

El morenovallismo, por donde se le vea, está arrinconado y ya no tiene canicas para jugar en las grandes ligas.

Si usted está nervioso por el fallo del TEPJF marque en su calendario el 13 de diciembre, porque podría ser un día histórico en Puebla.

La fecha es el 13 de diciembre.

Jueves 13 que bien podría convertirse en viernes 13 en la mansión de las Fuentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *