Armenta gana con la llegada de Paloma Guillén a Puebla

Si el PRI no está pensando en aliarse de manera no oficial con Morena en Puebla ¿por qué elegir como delegada a Paloma Guillén, quien en las pasadas elecciones federales apoyó a Morena y a Andrés Manuel López Obrador en Tamaulipas?

Historias de un Joven ReporteroOpiniónPlumas incorrectas

Written by:

Historias de un joven reportero

Por: Gerardo Ruiz / @GerardoRuizInc

El PRI nacional comienza a alinearse con el nuevo presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador.

La balanza tricolor se inclina cada vez más hacia la izquierda para ser una oposición dócil para el futuro residente de los Pinos, con el claro objetivo de supervivir los próximos tres años y evitar así la extinción como partido político.

Al menos, hasta el 2021, el Revolucionario Institucional buscará transitar en los primeros tres años del sexenio de López Obrador desde la trinchera de la sumisión para buscar un resurgimiento en la elección intermedia del primer presidente con ideología socialista en México.

Por eso, no hay que perder de vista el nombramiento de Paloma Guillén como delegada del CEN del PRI en Puebla, en sustitución de María Esther Scherman, quien apenas y se le vio un par de veces en la entidad como representante de la dirigencia nacional del tricolor.

La llegada de la hermana del subcomandante Marcos como la nueva delegada general priista es una muestra clara de que en el PRI están seguros de que las elecciones a la gubernatura se anularán y, por lo tanto, habrá comicios extraordinarios el próximo año.

Por increíble que parezca, el nombramiento de Guillén Vicente, que fue adelantado por el periodista Rodolfo Ruiz la noche de este domingo, tiene como principal beneficiario a un neomorenista, el ex priista Alejandro Armenta, quien es el perfil poblano más cercano a la ex subsecretaria de Población, Migración y Asuntos Religiosos de la Secretaría de Gobernación.

Y mientras Armenta Mier se fortalece en Morena y en el PRI ante la inminente anulación de la elección en Puebla, el plomero morenovallista Enrique Doger comienza a perder el control del partido tricolor en Puebla, pues la designación de Paloma Guillén es un golpe duro para sus aspiraciones de mantener la dirigencia del Revolucionario Institucional y que este se alíe otra vez de facto a Rafael Moreno Valle en los eventuales comicios extraordinarios para definir al próximo gobernador de Puebla.

Además de César Yáñez y Ricardo Monreal, Alejandro Armenta suma a otra aliada política en la persona de la futura delegada del CEN del PRI en Puebla rumbo a su posible postulación de Morena, en relevo de Luis Miguel Barbosa, versión que cada vez toma más fuerza a pesar de las declaraciones recién hechas por la líder nacional del partido lopezobradorista, Yeidckol Polvesnky, quien aseguró que el ex senador repetiría como abanderado guinda en la posible elección extraordinaria, que se podría celebrar el próximo año.

Si el PRI no está pensando en aliarse de manera no oficial con Morena en Puebla ¿por qué elegir como delegada a Paloma Guillén, quien en las pasadas elecciones federales apoyó a Morena y a Andrés Manuel López Obrador en Tamaulipas?

¿Por qué elegir a como representante del CEN en Puebla a un perfil tan cercano a Alejandro Armenta y tan lejano al candidato fallido a gobernador Enrique Doger y al matrimonio Moreno Valle?

¿Qué noticias tienen en el PRI nacional sobre la impugnación en Puebla para apurar el nombramiento del relevo de Scherman Leaño, quien será la nueva delegada en Morelos?

En política no hay sorpresas, sólo sorprendidos.

El tablero de ajedrez ya está listo otra vez.

Preparen sus movimientos que ya viene la nueva partida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *