Esparza también apuesta porque la elección en Puebla se anule

Los escándalos de Esparza se cuentan por decena, desde las empresas fantasmas, la evasión de impuestos en el agüerismo, la propiedad de cartas de jugadores de los Lobos, la demanda por fraude en la escuadra universitaria, el negocio millonario con la Arena BUAP y los Harlem Globetrotters o el enriquecimiento ilícito del rector y de sus familiares

Historias de un Joven ReporteroOpiniónPlumas incorrectas

Written by:

Historias de un joven reportero

Por: Gerardo Ruiz / @GerardoRuizInc

La ausencia de la plana mayor del morenovallismo, incluidas las tres personas con mayor jerarquía del grupo: Martha Erika Alonso, Tony Gali y el propio Rafael Moreno Valle, al primer informe de labores de Alfonso Esparza en su segundo periodo al frente de la BUAP no fue casualidad.

El vacío ordenado por Moreno Valle fue un mensaje siciliano parecido a la cabeza de caballo o al pescado envuelto en papel periódico, utilizados entre los grandes cárteles de la mafia.

El morenovallismo sabe lo que Esparza Ortiz hizo el verano pasado.

La traición del director de la máxima casa de estudios de Puebla al grupo del ex gobernador poblano durante la pasada elección al apoyar con recursos, personal y hasta con estructura de la universidad a Morena y a su ex candidato Luis Miguel Barbosa es aún una factura que sigue generando intereses.

Intereses que Moreno Valle no perdona.

En Puebla todos saben que la BUAP se pintó de guinda.

Y aunque Alfonso Esparza ha sido partícipe y objeto del modelo económico del ex gobernador de Puebla para obtener jugosas ganancias del erario para mantener su proyecto político e inyectar de capital a políticos en todo el país, como ya lo documentó el periodista Alejandro Mondragón en su columna titulada “Saqueo Fantasma en la BUAP” publicada en Status Puebla el pasado martes, el senador con licencia no puede permitir que una alta traición como la del rector de la BUAP quede impune.

Porque si Esparza ya está se quitó sin ningún pudor la etiqueta de morenovallista para ahora colocarse la de lopezobradorista, muchos más lo harán con el paso de los días y las semanas.

No sólo eso, el rector de la BUAP fue el primero en patear el féretro del aún presidente Enrique Peña Nieto al reclamarle frente a los medios de comunicación los recursos que le fueron recortados a la universidad y otras partidas que llegaron tarde a las cuentas de la institución.

Está de más recordar que Peña Nieto es una figura intocable para el morenovallismo. Sólo una persona se atrevió a criticarlo a lo largo del sexenio y esa fue la hoy gobernadora electa Martha Erika Alonso.

Sin embargo, el plan de supervivencia de Alfonso Esparza se basa en la anulación de la elección en Puebla. Por eso, el rector de la BUAP tiene prendidas todas sus veladoras para que los magistrados del TEPJF aprueben una nueva elección extraordinaria por la gubernatura.

De lo contrario, Esparza Ortiz vivirá un auténtico martirio como rector de la máxima casa de estudios de Puebla durante los tres años que le restan, pues, aunque se sienta intocable por la actual LX Legislatura del Congreso del estado con mayoría de Morena, el morenovallismo podría emprender una campaña de desprestigio a nivel nacional y local con todos los cadáveres en el clóset que tiene el director de la Benemérita poblana.

Y es que los escándalos de Esparza se cuentan por decena, desde las empresas fantasmas, la evasión de impuestos en el agüerismo, la propiedad de cartas de jugadores de los Lobos, la demanda por fraude la escuadra universitaria, el negocio millonario con la Arena BUAP y los Harlem Globetrotters, la construcción viciada de la cancha de pasto sintético para el inexistente equipo de fútbol americano o el enriquecimiento ilícito del rector y de sus familiares, entre otros muchos casos de corrupción y abuso de autoridades al interior de la universidad.

Con una mano en la cintura el morenovallismo podría acabar con la carrera académica de Esparza, hacer insostenible su permanencia en la BUAP para así cobrarle su traición y su doble juego.

La deslealtad es imperdonable para Moreno Valle.

Por eso, el rector de la Benemérita también apuesta por la anulación de la elección en Puebla.

Alfonso Esparza no haría mal en pedirle algunos consejos a Israel Pacheco.

Qué rápido se le subió a la cabeza al Tío Poncho la idea de ser el gobernador interino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *