El ataque de los Rafachelobots

Artículo de OpiniónOpinión

Written by:

Si lo dicen en Twitter

Por: Amaranta Sáez / @amarantalks

Hay cosas que son más evidentes que el cambio de color de piel de Michael Jackson, y una de esas es que nuestro queridísimo Rafa, exgobernador de Puebla, hace años que está forzando su entrada en los ámbitos federales. En este periodo electoral lo logró como pluri, pero eso no es nada comparado con sus verdaderos objetivos, que una y otra vez le han arrebatado despiadadamente, desperdiciando miles de esfuerzos y billetes en el camino. Obviamente estamos hablando de la silla que en unos meses ocupará Andrés Manuel.

Pasadas las dudosas elecciones para gobernador de mi estado querido, habíamos tenido un Rafa discreto, que esperó que su esposa se coronara como triunfadora –cosa que aún no pasa- para retomar sus planes, hasta este día, que en mi timeline aparece un bello Tuit:

“En el PAN tenemos un desafío: volver a levantar la voz para marcar el rumbo que nuestro país necesita. 🇲🇽. Es momento de dignificar la actividad política con resultados y acciones. @RafaMorenoValle”.

Todavía recuerdo el día que, volviendo de la vagancia en algún estado de la República, fui al todavía Distrito Federal de visita provinciana a buscar un poco de aventura, cuando Puebla era una ciudad safe donde no pasaba nada. Lo que encontré a diestra y siniestra fue al exmandatario panista colgado en cada esquina, o sea, su imagen, no literalmente.

Spots en las televisiones de los autobuses, parabuses, revistas, espectaculares. En esos tiempos yo apenas asomaba la nariz a la política, era una de esas periodistas hippies que sólo se interesaban en cubrir gigs para tener pases gratis a las fiestas. Todavía me interesa eso, si es que hace falta sinceridad. Fue justo en ese paseo a la gran ciudá en la que me topé con una edición de Proceso en la que se develaban millonarias cantidades de recursos que gobernadores estaban utilizando en autopromoción.

De acuerdo con Reforma, el gobernador de Puebla, Rafael Moreno gastó al menos 180 millones de pesos en comunicación social, cifra similar a la del último año en los sexenios de su antecesor, Mario Marín, y de Enrique Peña en el Estado de México, esto de acuerdo con el presupuesto estatal para ese lejano enero de 2012, un promedio mensual de 15 millones de pesos, cerca de 492 mil al día.

Dejando a un lado mis recuerdos, me di a la tarea de leer los comentarios sujetos a la reciente publicación en Twitter y me encontré con lo inevitable: una singular corriente de mieles y flores hacia Rafa. Rafabots o Chelobots. Obvio. Lo que me llamó la atención fue la falta de pericia de la ejecución de su ejército cibernético, pues apenas y muy por debajo de tantas palabras de aliento, se encontraron unos cuatro comentarios de oposición con sus respectivas mentadas de madre.

Los fieles adoradores de la gestión morenovallista celebraron la opción de que Rafa llegue a la dirigencia de Acción Nacional para regresarlo al rumbo de la fortuna y la iluminación. Uno tras otro, con la calidez del refrigerador de un milenial.

Como todos lo sabemos, Rafa está en campaña desde aquel año en el que me habló a través del spot transmitido en la telecita del ADO. Sólo espero que si vamos a tener otros 6 años así, le eche ganitas y no ande preparando su nuevo libro “El Cambio a Fuerzas”, porque ya vimos que ese tema le gusta mucho a su partido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *