Moreno Valle ya planteó al TEEP anular la elección antes de octubre

Historias de un Joven ReporteroOpinión

Written by:

Historias de un joven reportero

Por: Gerardo Ruiz / @GerardoRuizPue

La judialización de la elección en Puebla ha entrado en una zona de incertidumbre en la que muchas teorías y una serie de especulaciones se escuchan y dicen hasta que el Tribunal Electoral del Estado de Puebla y después el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación resuelvan las impugnaciones correspondientes promovidas por Morena en contra de la victoria de Martha Erika Alonso.

A diario hay señas cruzadas sobre lo qué podría pasar en el pleno del TEEP o del TEPJF. Un día el presidente electo Andrés Manuel López Obrador da indicios de que la elección en Puebla será anulada; a la mañana siguiente, el morenovallismo mueve sus influencias para que en medios nacionales se asegure que Moreno ni Luis Miguel Barbosa cuentan con los argumentos necesarios para echar abajo el triunfo de Alonso Hidalgo.

En medio de especulaciones, teorías y acusaciones de una y otro bando transcurrirán las semanas hasta que los magistrados locales y federales aborden la enrarecida elección poblana, en la que la lógica no se impuso a la razón, los números no cuadran y se vieron cosas inauditas nunca antes observados en unos comicios en el estado.

Una de los escenarios que ya se maneja en el búnker de Las Fuentes y que ya fue compartido entre el primer círculo del ex gobernador Rafael Moreno Valle es la anulación de la elección en Puebla, pero desde el Tribunal Electoral del Estado, a través de su plomero en dicho órgano: el magistrado Fernando Chevalier Ruanova.

El morenovallismo piensa sacrificar a los tres consejeros que ya culminan sus periodos en el Instituto Electoral del Estado: Flor de Té Rodríguez, Federico González Magaña y Claudia Barbosa, quienes serían los chivos expiatorios y señalados como culpables para anular la elección en Puebla.

(Obviamente, la jubilación que recibirían estos tres otrora consejeros morenovallista sería de oro como pago a sus leales servicios para el grupo del ex gobernador poblano).

Y es que al esposo de Martha Erika Alonso ya le advirtieron que si la impugnación de la elección en Puebla llega a la Sala Superior del Tribual Electoral Federal es casi un hecho de que se anulen los resultados, además de que su análisis sería uno de los últimos en abordarse hasta mediados de octubre.

Con eso, la nueva legislatura del Congreso de Puebla, con mayoría de Morena, pondría a un gobernador interino hasta la reposición de los comicios de la gubernatura.

Bajo esta advertencia de sus gargantas profundas en la Ciudad de México, Moreno Valle quiere adelantar todo los tiempos y que sea el TEEP el órgano que anule la elección en Puebla y así evitar que los próximos diputados de Morena sean los encargados de elegir al mandatario poblano interino.

El ex gobernador poblano tendría el control de Casa Puebla, secretarías y corporaciones policíacas, al menos, 6 meses más para operar la elección extraordinaria y en caso de un panorama adverso, limpiar las oficinas de todos los desfalcos e irregularidades que se han hecho durante ocho años para financiar su campaña presidencial que luce cada vez más como un sueño de opio.

Este semestre de ventaja también le daría el control en medios de comunicación para operar durante las campañas de la posible elección supletoria.

Aunque esta estrategia de guerra sucia a través del Periodismo Sicario que le encanta a Moreno Valle quedó agotado y como prueba están los resultados de la elección, pues sus “periodistas amigos” son los más desprestigiados entre el gremio y la sociedad.

Además, como ya lo adelantaron diferentes periodistas en Puebla, Martha Erika Alonso no repetiría en la candidatura del PAN, ahora el abanderado sería Luisito Banck, ex baterista de Aleks Syntek y edil impuesto en la capital, quien no solo iría respaldado por el bloque aliancista y los partidos satélites de Acción Nacional, también competiría arropado por el PRI, Verde Ecologista y Nueva Alianza (en caso de que el PANAL salve el registro).

Así, Moreno Valle ya tiene la máquina aceitada otra vez por si se llega a ocupar en una elección extraordinaria con el bloque de ocho partidos políticos y el gobierno interino contra Morena y sus representantes populares ya en funciones, pero sin Andrés Manuel López Obrador en la boleta.

No se sorprendan si desde ahora y después del 1 de octubre comienza, otra vez, la cargada mediática a favor de Luisito Banck, quien ni con la ayuda de todo el aparato morenovallista logra quitarse el estigma de ser el alcalde de la Angelópolis menos conocido y más gris en la historia de la Ciudad de Puebla.

Esta es la ruta que ya tiene diseñada Moreno Valle para aferrarse otra vez al gobierno de Puebla, pues su inverosímil proyecto de ser el próximo presidente nacional del PAN tiene como argumento central su imbatibilidad en elecciones en la que no ha perdido ni una sola como candidato o como operador.

Sin embargo, ahora Moreno Valle jugará de visitante y en una aduana bastante incómoda: la del lopezobradorismo, pues con Peña Nieto tuvo constantes salvedades pero ahora con el futuro presidente esos privilegios serán eliminados en su totalidad y tendrá el asedio del Ejecutivo federal al ser uno de los principales enemigos del futuro dueño de la Silla del Águila.

Lo que está mas que claro es que el desaseo que Moreno Valle provocó en Puebla tiene como daño colateral a todos los poblanos, quienes tendremos que vivir un semestre en medio de la incertidumbre y con un conflicto postelectoral propiciado por las ambiciones descontroladas del ex gobernador que piensa que tiene escriturado a su nombre a la entidad poblana.

Un día a la vez, poblanos. Un día a la vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *