Puebla, la tercera entidad que más votos le dará a López Obrador

Historias de un Joven ReporteroOpinión

Written by:

Historias de un joven reportero 

Por: Gerardo Ruiz / @GerardoRuizPue

Las constantes visitas de Andrés Manuel López Obrador a territorio poblano tiene una lógica simple: Puebla es uno de los tres estados que más votos le aportará al candidato presidencial de Morena el próximo 1 de julio.

Sólo por debajo de su natal Tabaso y Oaxaca —dos bastiones históricos para AMLO— Puebla se coloca en el Top 3 de las entidad que en México que tendrán una alta rentabilidad electoral para quien se perfila a suplir a Enrique Peña Nieto en Los Pinos a partir del primer día de septiembre próximo.

De acuerdo con las encuestas en poder de uno de los war rooms poblanos a la que este reportero tuvo acceso, el estado poblano se ha convertido de máxima prioridad para López Obrador, quien sabe que tiene altas posibilidades de hacerse del gobierno, de las dos senadurías, de por lo menos 9 diputaciones federales y más de 80 alcaldías, entre ellas, la capital y los principales municipios de la zona metropolitana como San Andrés y San Pedro Cholula, San Martín Texmelucan y Tepeaca.

Los números que dejaron fríos a las trincheras azules y tricolores son los siguientes:

En Tabasco, Andrés Manuel tendría 62% de las preferencias, Ricardo Anaya el 18% y José Antonio Meade el 12 %. En Oaxaca, López Obrador alcanzaría el 52% de la votación total;
Meade Kuribreña el 22%; y Anaya Cortés el 14%.

A su vez, en Puebla, AMLO mantiene más de la mitad de las preferencias con el 51%, mientras que Anaya apenas alcanza el 20% y Meade un 17%.

La ola de López Obrador cada vez más toma fuerza de tsunami en Puebla y en la casona de Las Fuentes, en donde se toman las decisiones de la campaña de Martha Erika Alonso, ya se encendieron las alarmas de desastre, por eso, tuvieron que llamar a la familia Gali López reforzar la candidatura de la abanderada del PAN.

Hasta este fin de semana, Tony Gali se habia mantenido alejado de las campañas y en una postura muy institucional, pero las más recientes encuestas arrojaron que la utopía del voto diferenciado en Puebla será prácticamente imposible de concretarse, por lo que Miguel Barbosa está siendo arrastrado por la fuerza de AMLO, que la tiene con una ventaja mayor al tres por ciento, con lo que se rompería el empate técnico con Alonso Hidalgo.

Si en política no hay coincidencias ni sorpresas, los números del crecimiento de Morena tienen al morenovallismo contra la cuerdas y a López Obrador obsesionado con pintar de guinda a todo Puebla.

¿Usted cree que si Martha Erika Alonso estuviera arriba en las encuestas hubieran recurrido a su mejor producto electoral, Tony Gali, para hacer campaña durante el fin de semana en diferentes municipios al interior del estado?

¿A poco no es sospechoso que las órganos electorales locales como el IEE y el TEEP hayan orquestado una inverosímil estrategia para evitar que los candidatos de oposición vinculen a Martha Erika con su esposo Rafael Moreno Valle, a pesar de que la propia abanderada del PAN fue quien utilizó su nombre casada para promocionarse desde inicios del 2013?

Otra de las señales de la colisión morenovallista es la reajuste de la ingeniera electoral diseñada para esta elección en la que todos los partidos aliados postularían candidatos a alcaldes y diputados locales para sumarse en lo estatal a Martha Erika, como ya lo adelantó el periodistas Rodolfo Ruiz en su columna La Corte de los Milagros del pasado viernes,

También, resulta muy extraño las encuestas son las grandes ausentes del presente proceso, a diferencia de otras contiendas anteriores en los que las encuestadoras como Mas Data o el BEAP realizaban estudios cada 20 días o hasta tracking diarios que marcaban el pulso de los comicios.

La guerra sucia contra Miguel Barbosa a través de Enrique Doger y los voceros de Acción Nacional no dieron los resultados esperados, por eso, el cuarto de guerra de Martha Erika Alonso ahora ha llevado el debate entre candidatos a la violencia de género de la que supuestamente es objeto.

El objetivo es claro: victimizarse y llegar a los sentimientos del electorado para subir en las preferencias.

Y es que, el nepotismo y las dinastías del poder han sido poderosos argumentos que han mermado de manera considerable a Alonso Hidalgo.

Los números, fríos como son, han puesto a trabajar horas extras a los morenovallistas, galcistas e hidalguistas, porque el tsunami de López Obrador ya avisa con tocar tierra y su primer objetivo es Casa Puebla.

Entramos al último mes de campañas y Morena cobra cada vez más fuerza en Puebla y en el resto del país.

El objetivo del millón 500 mil votos poblanos no luce nada lejanos para Andrés Manuel y eso pondría a Miguel Barbosa con un pie y medio en el gobierno del estado.

Puebla es prioridad para López Obrador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *