¿Qué más necesita Gali para exigirle a Carrancá su renuncia?

Y es que la lista de pifias de Carrancá es muy grande: la libertad al marinista Alfredo Arango, las decenas de presos políticos entre los que destacan Javier Montes e Israel Pacheco; el caso armado en contra de Dulce María Silva, novia de César Yañez; la libertad al empresario huachicolero Othón Muñóz "El Cachetes"; y el jucio armado en contra del ex secretario de Medio Ambiente Francisco Castillo Montemayor.

Compartir

Historias de un joven reportero

Por: Gerardo Ruiz / @GerardoRuizPue

En cualquier trabajo a la primera falla grave que realices te corren o a lo mucho te levantan una falta administrativa para dejar precedente de tu incapacidad a la espera de que el error no se vuelva a presentar y si llega a suceder te dan de baja.

¿En qué empresa te aceptan más de 10 errores memorables?

En el gobierno de Puebla, esto es totalmente al revés y el caso más notorio es lo que sucede en la Fiscalía General del Estado, que encabeza Víctor Carrancá, en la que por mas errores, fallos y ridículos que se presenten, su titular, directores, subdirectores, jefes de departamento y demás subordinados son intocables.

La FGE, antes PGJ, no sólo es la de las peores en México, también sirve como garrote político, objeto de presión y miedo en contra de los opositores a la administración en turno y ejecutor de venganzas personales del gobernador en turno.

Durante el sexenio morenovallista, quedó claro que la prioridad de la Fiscalía de Carrancá —antes que la impartición, administración y procuración de justicia en la entidad— era la de armar expedientes para encarcelar a más de 355 presos políticos, de acuerdo con la cifras del Comité para la Libertad de los Presos Políticos y contra la Represión en Puebla.

De sobra está mencionar los casos de Chalchihuapan y la persecución en contra de la UPVA 28 de Octubre, Simitrio y sus hijos, que dibujaron de pies a cabeza la actuación de la Fiscalía poblana.

Durante los 7 años y medio que Carrancá Bourget ha estado al frente de la PGJ y FGE, ha acumulado hierros históricos por la falta de capacidad de sus jueces y agentes, pues sin importar si es son casos obvio como el caso de Mara Castilla y el chofer de Cabify Ricardo Alexis o el caso del gallero Jorge Aduna y los seis pozoleados, las pruebas de la Fiscalía siempre son endebles y con fallas que los juzgados federales terminan por tumbar las investigaciones.

Y es que la lista de pifias de Carrancá es muy grande: la libertad al marinista Alfredo Arango, las decenas de presos políticos entre los que destacan Javier Montes e Israel Pacheco; el caso armado en contra de Dulce María Silva, novia de César Yañez; la libertad al empresario huachicolero Othón Muñóz “El Cachetes”; y el jucio armado en contra del ex secretario de Medio Ambiente Francisco Castillo Montemayor.

Eso sin contar el descontrol interno y fuga de información de la Fiscalía como el robo de más de 8 millones de pesos en el Departamento de Indicios por parte de su ex director Nahur Hernández Santaella.

¿Qué mas pruebas necesita el gobernador Antonio Gali para exigirle la renuncia a Víctor Carrancá?

Si lo que sucedió este jueves en el juicio contra José María Sosa y Paulina Camargo no es suficiente para que el fiscal deje el gobierno del estado, no sé que más se necesita para que haya un cambio en la FGE.

Una más de la herencia que nos dejó Rafael Moreno Valle.

Y Víctor Carrancá está ratificado hasta el 2021.

A joderse y a aguantarse.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí