Compartir

El precandidato presidencial de Morena, Andrés Manuel López Obrador, aseguró que los cambios realizados en la Secretaría de Gobernación (Segob) son entendibles, pues los nuevos funcionarios de la administración peñista harán labores proselitistas a favor de José Antonio Meade.

“Saben que está muy mal electoralmente, que no levanta. Meade dijo en algunas encuestas que está en tercer lugar y otras en cuarto, para eso colocaron a Alfonso Navarrete Prida, a Roberto Campa, los nombraron para ayudar a Meade, son especialistas en asuntos electorales, para eso son los cambios”, expuso López Obrador en un mitin en Huayacocotla, al norte de la entidad.

En su sexto día de gira por territorio veracruzano, López Obrador reparó que cambios en el gobierno federal cuando falta menos de un año para que éste concluya, sólo se explican desde una estrategia política-electoral.

“Los nuevos funcionarios reforzarán a Meade, aunque se sigue hablando bastante de la posibilidad de cambiar a Meade por Aurelio Nuño, porque no levanta, y eso se daría al final de la precampaña, todavía tienen tiempo de hacer eso”, consideró el tabasqueño.

López Obrador esquivó hablar de la renuncia de Miguel Ángel Osorio Chong a la Segob y su eventual postulación al Senado. Únicamente señaló que “no hace leña del árbol caído”, por lo que no le gusta hablar de los que “están en desgracia”, “de los caídos” o “en la cárcel”.

En su estrategia de subir un video constantemente a redes sociales, López Obrador volvió a “testerear” –como él mismo ha acuñado el término– al gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, a quien acusó de que su nepotismo es inédito e histórico en la historia del país.

“En el supuesto, de que ganara el hijo de Yunes, el papá le estaría entregando la gubernatura al hijo, es un descaro, es algo cínico, nunca visto, es parte de la corrupción, de la degradación que existe en la actualidad, por eso sostengo que no es sólo una crisis, es una decadencia, es un proceso de degradación progresiva el que padece la vida pública y el régimen”.

López Obrador fustigó que “la monarquía” o su intento en Veracruz es grave, pero peor aún que ya ha sucedido en Coahuila con los hermanos Moreira, y hay otro caso, muy similar –anotó–, en Puebla, en donde el exgobernador, el panista Rafael Moreno Valle, pretende dejar de candidata y gobernadora a su esposa.

“Es interesante que estos casos de nepotismo tienen que ver con el PAN, por eso no estoy equivocado cuando digo que son lo mismo, lo que pasa es que los priistas son corruptos cínicos, y los panistas son corruptos hipócritas, pero al final de cuentas son lo mismo”.

Fuente: Proceso

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí