Compartir

Un gol de Fornals en el tramo final del partido dejó mudo el Santiago Bernabéu y permitió que el Villarreal hiciera historia al conseguir su primera victoria en el campo del Real Madrid. El 0-1 prolonga la pésima racha del equipo de Zinedine Zidane en la Liga, donde ha encadenado dos derrotas y un empate, una racha que le descuelga definitivamente de la lucha por el título.

En esta ocasión, a los madridistas no se les puede acusar de falta de actitud, pero se encuentran inmersos en una dinámica negativa que se refleja en su falta de efectividad en ataque y en sus lagunas en defensa. El Villarreal sacó petróleo del único despiste defensivo de los blancos, que llegó en el minuto 88 después de un córner a favor que se convirtió en una contra letal del Villarreal. Unal desperdició el mano a mano ante Keylor, pero el rechace fue a parar a Fornals, que silenció el Bernabéu con una vaselina celestial solo al alcance de los elegidos.

Fue un duro castigo para un Real Madrid que salió al campo dispuesto a redimirse de sus últimos pecados en la Liga. Los jugadores blancos apretaron los dientes de salida y el Villarreal lo pasó mal durante buena parte del primer tiempo. Todos los jugadores, incluidos Cristiano Ronaldo y Bale, se aplicaron en la presión dando a entender que habían salido con la lección aprendida.

Al equipo de Zidane no le costó mover el balón ante un Villarreal que se dedicó de forma prioritaria a defenderse. Los blancos dispusieron de suficientes ocasiones para adelantarse en el marcador, aunque volvieron a pagar su inusual falta de puntería en varios momentos decisivos. El más desafortunado en este aspecto volvió a ser Cristiano Ronaldo, que sigue peleado con el gol para sorpresa de propios y extraños.

En el primer acercamiento claro a la portería de Asenjo Bale marcó en fuera de juego. Instantes después Marcelo puso a prueba al meta del Villarreal con un fuerte zurdazo desde lejos y éste respondió con una gran parada. Cinco minutos después Cristiano estrelló una falta directa en el larguero después de que Asenjo desviara el balón un poco con la punta de los dedos. Posteriormente Cristiano desaprovechó un claro mano a mano con el portero amarillo y su disparo se marchó demasiado cruzado rozando por centímetros el poste.

MONÓLOGO BLANCO

El Real Madrid presionaba y no le costaba crear situaciones de peligro. El Villarreal sufría y apenas daba señales de vida en el área local. En su único acercamiento serio Bacca se plantó solo ante Keylor Navas tras un gran pase de Fornals, pero Nacho estuvo muy atento y se anticipó en el momento preciso.

El monólogo madridista continuó en la recta final del primer tiempo sin que el marcador se alterase. Bale dispuso de tres ocasiones en el lapso de ocho minutos, pero no acertó ante Asenjo. El meta visitante volvió a ser protagonista en el último minuto con un paradón tras un disparo a bocajarro de Cristiano, que reclamó penalti en la jugada tras ser desequilibrado por un rival.

El panorama cambió tras el descanso. El Villarreal dio un pase adelante y nada más salir dio un par de avisos a Keylor Navas. Primero lo hizo Cheryshev y después Fornals. El partido se abrió y las ocasiones fueron abundantes, pero Asenjo mantuvo su extraordinario nivel ante Kroos (52′), Cristiano (57′ y 66′), Marcelo (62′) y Modric (63′ y 81′). Bacca, por su parte, dio señales de vida en el área local en dos ocasiones casi consecutivas, pero el Real Madrid apenas sufrió en defensa.

Fuente: Sport

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí