¿Lastiri, Estefan o Doger? Moreno Valle también necesita una carta en el PRI

Juan Carlos Lastiri se perfila como el posible candidato del PRIAN para que Moreno Valle consume su venganza contra Anaya, pues para lograr esto no puede entregar el cuarto padrón más grande del país y la segunda ciudad, Puebla capital, con más votantes a favor del candidato del Frente.

225
0
Compartir

Historias de un joven reportero

Por: Gerardo Ruiz / @GerardoRuizPue

El destape de Ricardo Anaya como precandidato del Frente por México el pasado fin de semana no sólo movió las fichas del tablero del PAN en Puebla, también lo hizo en el lado del PRI local, pues si Rafael Moreno Valle cumple con su amenaza de mandar a cuarto lugar de la elección presidencial del 2018 al ex líder nacional del albiazul, tendría que sacrificar la candidatura de su esposa Martha Erika Alonso y operar a favor del abanderado tricolor en la entidad para no tener complicaciones con el voto diferenciado.

Si el ex gobernador poblano en realidad quiere exhibir a Anaya Cortés en los comicios del próximo año —como vendetta a su imposición como candidato de la alianza PAN-PRD-Movimiento Ciudadano—, tendrá que jugársela con una carta al interior del PRI poblano que sea transitable para su grupo y que no ponga en riesgo sus intereses económicos.

Y es que, la tarea de hacer ganar a Alonso Hidalgo como gobernadora y que José Antonio Meade se lleve la mayoría de votos en Puebla luce realmente como una misión imposible, pues ningún elector pensaría en tachar en la boleta al candidato a presidente del PRI, luego hacerlo por la abanderada del PAN; y todavía decidir a quiénes le dará su sufragio para senadores; diputados federal y local; y por último alcalde.

Tendría que ser una operación quirúrgica con altas probabilidades de fracasar.

Por eso, el morenovallismo tendría que pensar a que carta le podría del Revolucionario Institucional le podría apostar en caso de que decida entregarle al tricolor Puebla como parte de la venganza en contra de Ricardo Anaya.

¿Juan Carlos Lastiri, Enrique Doger o Jorge Estefan Chidiac?

En caso de que el aún delegado del IMSS en Puebla Enrique Doger, quien no renunció a su cargo federal a pesar de anunciarlo en diferentes medios de comunicación, sea elegido como el candidato priista al gobierno del estado, el morenovallismo sabe perfecto que el ex rector de la BUAP no es de fiar y que la elección sería una verdadera guerra por el perfil atrabancado del ex alcalde de Puebla.

En días anteriores, Doger Guerrero ya dio visos del tono con el que se manejará su campaña en caso de recibir “la pinche señal” al cuestionar a Moreno Valle por nunca encarcelar a Mario Marín durante su sexenio a pesar de haberlo prometido en campaña.

La concertacesión entre el morenovallismo y el priismo como Doger como candidato luce poco probable.

Si Jorge Estefan Chidiac, quien ya les hizo saber a su grupo cercano que no está interesado en participar como el abanderado priista en la elección del próximo año a pesar de que un buen grupo de tricolores lo ven como el perfil más idóneo, sea el elegido por su amigo Meade como el candidato en Puebla, las negociaciones con Moreno Valle serían nulas.

Estefan y Moreno Valle no han podido superar las desavenencias de la elección del año pasado, por lo que el líder estatal del PRI es el único intransitable para el morenovallismo de los tres aspirantes del Revolucionario Institucional.

Por esto, Juan Carlos Lastiri se perfila como el posible candidato del PRIAN para que Moreno Valle logre enviar a Ricardo Anaya al cuarto lugar de la elección presidencial, pues para lograr esto no puede entregar el cuarto padrón más grande del país y la segunda ciudad, Puebla capital, con más votantes a favor del candidato del Frente por México.

El sismo del 19-S y los trabajos de reconstrucción han acercado de una manera inexplicable a Lastiri con el morenovallismo, por lo que la alianza entre ambos es la más probable.

Como prueba clara es que el zacateco despacha desde la oficina del edificio Norte del CIS que era de Diódoro Carrasco.

Lastiri aún tiene grandes posibilidades de alcanzar la candidatura a gobernador del PRI a unas semanas de que se prenuncien las palabras mayores desde el edificio de Insurgentes Nortes.

Un sismo y una venganza puede colocar a Juan Carlos como el abanderado tricolor.

La designación del PRI en Puebla está mas caliente que nunca y gracias al fuego que prendió Anaya en el PAN.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí