Fotografía Hola

El matrimonio entre Lionel Messi y Antonella Rocuzzo se realiza tal como se esperaba: bajo un celoso hermetismo. Con cientos de personas esperando ver a alguno de sus ídolos y con un pacto de silencio similar al que los jugadores de la selección argentina tienen con la prensa local. Así, la alfombra roja dispuesta en uno de los sectores del fastuoso casino hotel City Center se llenó de periodistas que, en vano, rogaron por un testimonio de los invitados que decidieron mostrarse. Entre ellos, los culés Cesc Fábregas, Xavi Hernández, Carles Puyol y Samuel Eto’o y los albicelestes Sergio Agüero y Ezequiel Lavezzi. Todos con sus respectivas parejas, las cuales deslumbraron con modelos llenos de brillos. Entre los hombres, el que ha llamado la atención es Cesc, con un saco que lleva en su espalda un abanico de lentejuelas

La privacidad comenzó días atrás con el arribo de los invitados a la ciudad de Rosario, y continuó este viernes, con los rezagados. A las 11.58 arribaron la cantante colombiana Shakira y Gerard Piqué, la pareja más esperada por los rosarinos. Lo hicieron en un vuelo privado que aterrizó en el aeropuerto Islas Malvinas de la localidad de Fisherton. Ella, con campera negra y gorro del mismo color, protagonizó la intriga del día ya que muchos especularon con que suba al escenario y sume a las participaciones de la cantante Karina –pareja de Agüero– y el grupo de cumbia pop Maramá. Cerca de las 16 arribó al mismo lugar otra de las estrellas invitadas, el crack brasileño Neymar junto al lateral Dani Alves, quien semanas atrás se deshizo en elogios hacia Messi en una entrevista en la que destrozó a Diego Armando Maradona.

Los alrededores del hotel se llenaron de fanáticos que desde muy temprano esperaron por una foto de sus ídolos. También de policías, cerca de 300. “La cuna de tu bandera hoy festeja tu luna de miel. Gracias Lionel”, reza una bandera con los colores rojo y negro en la puerta del hotel. Es obra de Lautaro Giorgio, de 19 años, que junto con tres amigos se acercaron “para que Messi sepa que nosotros lo acompañamos. Es nuestro ídolo y nosotros le debemos todo”. El crack culé apenas jugó al baby en el equipo rosarino, sin embargo, siempre hizo pública su afición por esos colores. “Es más que jugar en el club, lo que él representa con su nombre y que diga que es hincha o que se fanatiza por Newell’s va más allá de haber jugado. Que juegue es un sueño que todos tenemos, sería genial poder verlo con la rojinegra y ese día le vamos a hacer por lo menos tres banderas mas”, dice el joven.

El mismo tono sobrio tuvo la decoración de las mesas, todas negras y con individuales claros que hicieron que se destaque la vajilla antigua, especialmente alquilada para la ocasión, al igual que las sillas, de cristal estilo Tiffany, que hicieron lucir la vestimenta de los invitados. Según trascendió, esas fueron una de las pocas erogaciones de dinero que realizó la familia Messi, ya que el lugar fue cedido en canje, los souvenirs -una sencilla caja que contiene un vino con su correspondiente destapador y un pote de dulce de leche, postre favorito de la pulga- son de realización artesanal y hasta el DJ es un amigo de la familia.

Lomo asado, cazuela de mollejas y chorizo bombón, regado de los mejores varietales de Argentina continuaron con el raid carnívoro que fue deleite de los invitados durante las últimas 72 horas. También hay una estación de sushi. Calorías que los invitados, la mayoría jugadores de fútbol, deberán quemar antes del inicio de la temporada. Aunque para eso ya habrá tiempo. Incluso para Messi, que vivirá sus primeros días de casado junto a su esposa en la finca que tiene en la localidad de Arroyo Seco, distante a 40 kilómetros al sur de Rosario, en la ruta que va hacia Buenos Aires.

Pero no todo es color de rosa. El arzobispado de la ciudad de Rosario no autorizó a la pareja a montar una capilla en el inexpugnable reducto del City Center, por lo que solo se realizó la ceremonia civil, tal vez, el momento más emotivo de la tarde noche. Un juez de paz amigo de la familia se encargó de enlazar a los novios en apenas 15 minutos en un atril colocado debajo de dos arcos de cristal, y con los dos hijos de la pareja, Thiago y Mateo, oficiando de testigos.

Con información de El País.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí